Buceo para descubrir el Museo Submarino de Cancún

07 Octobre 2019 - Artes y Cultura
Buceo para descubrir el Museo Submarino de Cancún

Sumergirse para admirar estatuas y obras de arte parece una idea loca. Sin embargo, tal actividad existe y se está realizando en México, concretamente, en el incomparable Museo Submarino de Cancún. Sin duda, un destino único, sorprendente y majestuoso.

 

Península de Yucatán, tierra de todo tipo de inmersiones

Cuando pensamos en la Península de Yucatán, probablemente, nos acordamos de la fama que poseen los manantiales que bordean sus playas frecuentadas por la juventud dorada de América y Europa. Quienes están más familiarizados con la historia de la región, pensarán en los restos de Chichén Itzá. En cuanto a la naturaleza, esta zona posee numerosos lugares para mantenerse ocupado, por ejemplo, la Reserva de Sian Ka'an y las docenas de cenotes ubicados alrededor de Tulum, sin olvidarnos de sus playas de ensueño y de los puntos de buceo que muestran toda la riqueza de los fondos marinos de esta parte del Golfo de México. A continuación, presentamos un lugar inusual para bucear en el que existe la oportunidad de contemplar estatuas en lugar de corales, pepinos de mar, peces, caballitos de mar,…

Esta propuesta viene de la mano del Musa, un museo submarino ubicado en el Parque Nacional Marítimo de Isla Mujeres, cerca de Cancún. El concepto en sí no es nuevo pues, equipado con un esnórquel y una máscara de buceo, se puede tener la misma experiencia en Lanzarote y en otros lugares. Sin embargo, el Museo Submarino de Cancún se distingue por sus proporciones únicas.

En más de 4.200 m² se pueden ver, de forma gratuita, al menos 500 estatuas y esculturas situadas a menos de 10 metros de profundidad. Estas obras de arte pueden admirarse tanto buceando como a bordo de un barco con fondo de cristal. Sin duda, el buceo sigue siendo la mejor opción, porque nada supera la sensación de ver estas creaciones bajo el agua, magnificadas por las burbujas y los sonidos del fondo marino, y rodeadas de esponjas, corales y peces que viven en los alrededores.

 

Un museo con una historia fascinante

La historia de este extraño museo es bastante reciente. Destino de ocio y actividades náuticas por excelencia, Cancún y la exuberante naturaleza de los alrededores siempre ha atraído a cientos de visitantes americanos y europeos deseosos de celebrar fiestas y encuentros. Sin embargo, la oferta cultural de la ciudad sigue siendo muy limitada. Esta situación, combinada con los fondos arenosos y poco profundos de las proximidades de Isla Mujeres, Punta Nizuc y Cancún, ha servido de inspiración al británico Jason Taylor DeCaires. Este artista-escultor tuvo la brillante idea de fundar un museo totalmente sumergido que se uniría con la naturaleza.

 

En 2.009, año de inauguración del lugar, con el apoyo de otros artistas y de las autoridades locales se crearon más de 400 esculturas. En cualquier caso, el MUSA no está limitado en el tiempo y el espacio pues gracias a las importantes y numerosas inversiones en este proyecto, sigue creciendo cada año, aumentando aún más las ambiciones de sus principales impulsores.

 

Hoy en día, el lugar cuenta con más de 500 obras, de las cuales las más famosas llevan nombres tan evocadores como "Evolución Silenciosa", "El hombre de Fuego" o "El Sembrador de la Esperanza". Dichas esculturas narran la historia del hombre maya, desde sus primeros intercambios con Occidente hasta la época moderna. Un escarabajo Volkswagen de 8 toneladas y un arrecife urbano, tan realista como impresionante, son los puntos culminantes del lugar.

 

Escenas de vida cotidiana inmortalizadas bajo el agua

Ya de por sí sorprendentes por su ubicación, estas esculturas son aún más impactantes gracias al realismo de sus rasgos y de las expresiones que muestran. DeCaires y sus socios han reproducido fielmente escenas de la vida cotidiana, siluetas y expresiones faciales. En ocasiones amenazantes, otras alegres y, a veces, implorantes estas estatuas de hormigón no dejan indiferente a nadie. Las obras, a través de su postura, su fragilidad y los mensajes que envían, invitan a la reflexión. Inmortalizadas bajo el agua, rodeadas de corales y cientos de peces que habitan el lecho marino, estas esculturas de tamaño natural sorprenden a más de 750.000 visitantes cada año.

 

Las obras de arte al servicio de los fondos marinos

Desde el principio, los impulsores de este proyecto excluyeron cualquier elemento que pudiera dañar la fauna y la flora de esta parte del Caribe. La zona destinada al museo se encuentra, por lo tanto, alejada de los arrecifes protegidos de la región. Los escultores, para no alterar el ya frágil equilibrio ecológico del fondo marino de Cancún, también utilizaron materiales con pH neutro. Esta sabia elección está dando sus frutos en estos momentos. Gradualmente, las estatuas del MUSA se están transformando en un ecosistema submarino con esponjas, corales, estrellas de mar y peces que están haciendo su hogar ahí.

 

De acuerdo con los deseos de DeCaires, todas estas obras de arte están destinadas a convertirse en arrecifes artificiales. El otro objetivo del MUSA es concienciar a los visitantes de la fragilidad del ecosistema submarino frente al turismo de masas y la contaminación. Los artistas que han contribuido al proyecto saben que sus obras se fusionarán con la naturaleza y se convertirán en el nuevo hogar de distintas especies marinas. A la espera de este destino, estas maravillosas esculturas se pueden contemplar durante una inmersión mágica e inolvidable.

 

¿Cómo visitar este incomparable museo?

El Museo Submarino de Cancún está incluido en casi todas las excursiones que ofrecen los hoteles y resorts de la ciudad. Dependiendo del turoperador y de las preferencias del cliente, el recorrido puede durar entre 40 minutos y 5 horas. Algunos buceadores están interesados en obras específicas, mientras que otros prefieren visitar tantas estatuas como sea posible. Aquellos que se sientan atraídos por una experiencia de buceo original y diferente, no deberían dejar pasar la oportunidad de visitar el MUSA. Las corrientes suaves de toda la zona del museo y las aguas claras proporcionan una visibilidad óptima.

 

Los visitantes de este extraordinario museo no deberían olvidar el equipo adecuado para realizar capturar los mejores hallazgos. Para acceder a los puntos de buceo, los viajeros serán transportados desde Cancún en un bote a motor. A continuación, lo único que hay que decidir es si se pone la máscara, el esnórquel y el traje de neopreno o si se queda a bordo de alguno de los barcos con fondo de cristal disponibles en el lugar.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Obrando en el dominio del turismo desde hace algunos años, descubrí poco a poco las diferentes atracciones de los viajeros. Justamente, sólo esperaban esto, divertirse y olvidar las preocupaciones diarias. Decidí hacer investigaciones con el fin de promover el ocio no sólo en viaje, sino también en la vida de cada día de cada uno. Actualmente, redacto con alegría mi pasión para ayudar y para devolver a la gente feliz aunque sea en un instante. ¡Entonces, buena lectura a ustedes!
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES