Tejo, un deporte típico colombiano

10 Décembre 2019 - Deportes
Tejo, un deporte típico colombiano

El Tejo, similar a la petanca en España o al lanzamiento de herraduras en Estados Unidos, presenta una imagen muy particular, pues se utiliza un disco de metal que se lanza a objetivos. En Colombia, además de ser un deporte "oficial", el Tejo brinda la oportunidad de relajarse disfrutando de un buen “musgo y chicharrón”, plato gastronómico colombiano a base de cerdo frito. Otra especialidad colombiana es el “chunchullo”, tripas de vaca acompañadas de patatas pequeñas o papa criolla.

 

El material que se utiliza y las reglas del Tejo

En la versión oficial, este deporte se juega en un campo de 19,5 metros de largo por 2,5 metros de ancho. El tirador se coloca al final del campo y el objetivo se coloca en el punto opuesto. La distancia entre el tirador y el objetivo debe ser mínimo de 14 metros. Una línea dibujada en el suelo, como para los saltos de longitud, delimita la zona de carrera. El objetivo es una caja llena de tierra y cubierta de arcilla, para que el proyectil no rebote, situada con respecto al suelo en un ángulo de 45° con el plano orientado hacia el tirador. En el centro de la diana se encuentra el "bocin", un anillo circular de metal incrustado en la arcilla y rodeado de "mechas", dos pequeños paquetes triangulares llenos de polvo, en una competición oficial, y de cuatro paquetes si es un partido regular. Estas pequeñas bolsas, colocadas en la parte superior del círculo, explotan cuando son golpeadas por el proyectil.

El Tejo se juega de forma individual o por equipos teniendo, en la versión oficial, hasta 6 jugadores. Los jugadores se turnan para lanzar el "tejo", disco de metal de 680 gramos que se asemeja a una pelota de petanca aplastada. Dependiendo del número de jugadores y según las reglas acordadas al inicio del juego, cada jugador tiene derecho a dos o tres tiros. El objetivo es golpear el “bocin” y, de esa forma, conseguir 6 puntos, o hacer explotar un mecha y ganar 3 puntos. Si se alcanza los dos objetivos en el mismo lanzamiento, la jugada vale 9 puntos.

Para ganar los puntos, es imperativo que el disco no rebote y que no esté en la posición "inferior" en el objetivo. El disco tampoco debe superar un determinado ángulo de inclinación. En una ronda, si ningún jugador logra dar en el blanco, 1 punto va para el jugador que estaba más cerca del objetivo siendo, además él, el que comienza la siguiente ronda.

Dependiendo del caso, el juego se detiene en 21 o 27 puntos. Por lo tanto, un juego puede durar varias horas, especialmente, si los jugadores no son muy hábiles. Algunos juegos pueden detenerse en 10 puntos, con 2 puntos ganados por alcanzar el disco y 1 punto por apuntar a una mecha.

En algunos juegos no oficiales, las reglas pueden variar. La distancia entre el tirador y el objetivo puede modificarse, por ejemplo, de 10 a 25 metros o, incluso, menos distancia en los pequeños clubes de Tejo. También se puede aumentar el número de mechas y, de esa forma, optimizar las posibilidades de verlas explotar. En algunas localidades de Colombia, los discos de tejo pueden llegar a pesar hasta 2 kg.

Práctica actual del Tejo

En Colombia, independientemente de las categorías de población, la popularidad del Tejo sigue creciendo. Considerado después del fútbol el segundo deporte más popular, el Tejo fue declarado deporte nacional en junio de 2.000. En el país existen actualmente más de 400 clubes profesionales y aficionados, así como centros especializados en la enseñanza de este deporte a niños desde una edad temprana. Habitualmente, las ligas regionales organizan competiciones oficiales en todo el país en la que participan varios jugadores de países vecinos como Ecuador, Panamá y Venezuela.

Además de las competiciones oficiales, se celebran con regularidad varios torneos en diferentes localidades colombianas, siendo los más populares los "Torneos Relámpago". Estos torneos eliminatorios se juegan principalmente los fines de semana. En la mayoría de los casos, son festivos y especialmente populares entre la población local pues son la oportunidad perfecta para reunirse. De hecho, más que el propio torneo, lo que más se aprecia son las bebidas y los festejos de todo tipo que acompañan a los juegos.

El tejo se practica tanto en las grandes ciudades como en los pueblos. Al igual que en los bares y pubs deportivos europeos, en diversas ciudades abren por la noche varios establecimientos especializados en el Tejo, empezando por la capital, Bogotá. Los grupos de amigos se reúnen para tomar unas copas y las noches se animan con duelos de Tejo.

Las apuestas en estas "competiciones" pueden variar, desde quién pagará el recorrido general o quién se encargará de costear la comida del equipo ganador, cuya suma debe estar en línea con el número de puntos ganados. En Colombia, estos establecimientos se han convertido en atracciones turísticas por derecho propio y su popularidad se ha exportado fuera de la capital. Los pequeños pueblos de las colinas, como Solento, también albergan varios bares de Tejo.

 

El origen del Tejo

El Tejo es una verdadera tradición en Colombia. Este juego, que a primera vista puede parecer extraño, se comenta que fue inventado por el pueblo indígena Muisca hace más de 500 años. Originalmente llamado "Turmequé", posteriormente cambió el nombre a "Tejo", palabra española que significa disco. Se dice que los antiguos nativos, en alguna ocasión, han utilizado bloques de oro puro y explosivos de minería, incluyendo pólvora negra.

En Colombia, hay otro juego que está considerado como una variante del Tejo, la "Rana", que en su forma original sería más parecido al “juego de la rana de Grecia”, también jugado en Europa. El juego de La Rana antiguamente se había conocido como "juego de las ánforas" o "juego de los barriles".

Informaciones sobre el autor: Beatriz Delcruz
Desde hace unos años, Largamente leí varios sujetos a partir de distintos blogs. Entre estos blogs, los ocios eran mis preferidos. Cuando descubro uno en particular, inmediatamente tengo ideas. Mis inspiraciones, me gusta hacerlos saber a todo el mundo y por otra parte, es un gran placer. Escribo, juego con las palabras para ser un modelo o incluso ser una buena referencia para otros apasionados como yo.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES