El Salar de Atacama, descubriendo un paisaje lunar de Chile

17 Février 2020 - Buenos planes que compartir
El Salar de Atacama, descubriendo un paisaje lunar de Chile

El Desierto de Atacama es uno de los lugares más espectaculares del planeta. Famoso por ser la región más árida de la Tierra, está situado en el norte de Chile y posee paisajes únicos que sorprenden a todos los visitantes. Algunas zonas del desierto han estado privadas de precipitaciones durante más de 50 años. Este lugar se encuentra encajonado entre la Fosa de Atacama y la Cordillera de los Andes. El desierto tiene además la peculiaridad de culminar a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Gracias a su ubicación, alejado de la contaminación lumínica, el Desierto de Atacama es el lugar ideal para observar las estrellas. Lejos de ser un lugar inerte, en esta vasta extensión del norte de Chile abundan riquezas naturales, por ejemplo, numerosos géiseres, lagunas de un azul profundo, oasis y volcanes. Entre estas joyas está el Salar de Atacama.

 

El Salar de Atacama, una maravilla en el Desierto de Atacama

El Salar de Atacama es una de las curiosidades del Desierto de Atacama y se encuentra en la Reserva Nacional de los Flamencos, en el municipio de San Pedro Atacama. Es una laguna salada de 3.000 km², el mayor salar de Chile. Su nombre proviene de la enorme corteza de sal y minerales que se han formado a lo largo de los años. Con un relieve escarpado esculpido por el viento, la arena da la impresión de ver ondas petrificadas. Dependiendo de la luminosidad, el viajero puede disfrutar de una gama de colores única, especialmente al atardecer. Desde el ocre al rosa pasando por el beige, el espectáculo que ofrece el Salar de Atacama muestra un espectáculo de llamativos colores. Al caer la tarde, cuando las temperaturas bajan muy rápidamente, las capas de sal crujen. La corteza de sales esconde un lago de agua salada. Gracias al aire extremadamente seco, característico del Desierto de Atacama, los visitantes obtienen una visión perfectamente clara que permite ver el otro lado del Salar, a más de 70 km.

Sin embargo, el Salar de Atacama no sólo está compuesto por capas de minerales y sal. Las lagunas también dan fama a este Salar, siendo una de las más populares por su fauna la Laguna de Chaxa. Sin duda, es un lugar de visita obligada para los amantes de la fotografía. La Laguna Cejar es un lago con un magnífico color verde esmeralda que recibe a todos los turistas que deseen bañarse. Debido a su alta concentración de sal, los bañistas flotan sin ningún esfuerzo en el agua. Por otra parte, la Laguna Tebenquiche ofrece magníficos atardeceres gracias a que en la fina corteza de sal que la rodea se refleja la luz del atardecer. El lugar llamado Ojos del Salar está formado por dos pequeñas piscinas cuya forma redonda es prácticamente perfecta. Su agua está relativamente fría pero, en verano cuando la temperatura supera los 30°C, es perfecta para darse un chapuzón.

 

Los orígenes del Salar de Atacama

La sal del Salar de Atacama proviene de la disolución de minerales de los suelos volcánicos de los alrededores, que son traídos por las lluvias en la cercana Cordillera de los Andes. El agua cargada de minerales se filtra en el suelo, aumentando la concentración de sal. En una depresión, el agua sube a la superficie y, finalmente, se evapora permitiendo que los cristales de sal se acumulen. Con el tiempo, forman las costras tan características del Salar de Atacama. Mientras los cristales son sellados por las arenas del desierto, los ríos de las nieves derretidas de la Cordillera de los Andes fluyen hacia el Salar y forman numerosos oasis, lagos y lagunas poco profundas.

 

Fauna y flora del Salar de Atacama

Debido a un clima hostil que no favorece el desarrollo de la vida, la fauna y la flora del Salar de Atacama es mucho menos rica que en otras partes del mundo. La estrella de los animales que se encuentran en el Salar de Atacama es, sin duda, el flamenco rosa. Tres especies autóctonas de Sudamérica están presentas allí, el flamenco andino, el flamenco chileno y el flamenco James, reconocible por su tamaño más pequeños respecto al de las otras dos especies. Estas aves zancudas se alimentan de las pequeñas criaturas vivientes que encuentran en las lagunas. Las diatomeas, un tipo de algas microscópicas, así como las salinas, pequeños crustáceos que viven en los lagos salados, forman parte de su dieta y les otorgan ese hermoso plumaje de característico color. Otras especies de aves, lagartos, insectos y pequeños roedores completan la lista de animales que viven en los alrededores del Salar de Atacama. Alrededor de los lagos y lagunas crecen plantas halófilas, es decir, plantas que se han adaptado a ambientes muy salados.

 

Visitar el Salar de Atacama

Durante las excursiones organizadas en un coche de alquiler, El Salar de Atacama revela toda su belleza. Para una visita más tranquila lo mejor es elegir recorrer la zona con una agencia. Los tours pueden organizarse saliendo desde Santiago, la capital de Chile, situada en el centro del país. Agencias de la ciudad de San Pedro de Atacama, la puerta de entrada al Desierto de Atacama, también ofrecen otros recorridos. La opción para los viajeros con alma de aventurero la mejor opción es hacer el recorrido por su cuenta, sin agencias.

Para llegar a este mítico lugar del Desierto de Atacama, numerosos itinerarios parten de San Pedro y el viaje incluye caminatas por las lagunas para observar flamencos. Con el fin de que las caminatas y las visitas turísticas sean agradables, antes de salir a conquistar el desierto más alto del mundo hay que seguir algunas normas básicas. Nada más llegar a la región, es importante tomarse tiempo para aclimatarse a la altitud. Con un arco térmico muy grande, las temperaturas pueden variar de 45° durante el día a 0° por la noche, cada excursionista debe llevar ropa de abrigo pero, también, ropa más ligera. Es aconsejable, diríamos obligatorio, disponer de crema solar, un sombrero y gafas de sol para protegerse del sol y evitar molestias. Para poder disfrutar de las maravillas del Salar de Atacama en las mejores condiciones y evitar el riesgo de una insolación, tampoco puede faltar una botella de agua.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Obrando en el dominio del turismo desde hace algunos años, descubrí poco a poco las diferentes atracciones de los viajeros. Justamente, sólo esperaban esto, divertirse y olvidar las preocupaciones diarias. Decidí hacer investigaciones con el fin de promover el ocio no sólo en viaje, sino también en la vida de cada día de cada uno. Actualmente, redacto con alegría mi pasión para ayudar y para devolver a la gente feliz aunque sea en un instante. ¡Entonces, buena lectura a ustedes!
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES