Viaje para conocer al pueblo Kayapó

03 Février 2020 - Artes y Cultura
Viaje para conocer al pueblo Kayapó

Hay varios puntos en común entre los Kayapós y otras tribus nativas americanas, por ejemplo, la necesidad de preservar la armonía entre los diferentes componentes del Universo (humanos, animales, espíritus, etc.…) o la importancia de los rituales creados para apaciguar a los espíritus y que no ataquen a los vivos. Conocer a este pueblo amazónico significa descubrir creencias profundamente arraigadas en la comunidad y transmitidas de generación en generación. ¿Quiénes son los Kayapós? ¿Cómo está organizada esta comunidad? ¿Cuál es su relación con la naturaleza y el mundo exterior?

 

“Los hombres del agua”

Los Kayapos se denominan a sí mismos como “Mebêngôkre”, los hombres del orificio/lugar del agua. Esta tribu indígena de Brasil vive en el corazón del Amazonas, a lo largo del río Xingu, en la parte oriental de la selva tropical siendo el tamaño de sus tierras similar a un cuarto de Italia. Los Kayapós se caracterizan por su apego a estas tierras, por las batallas libradas para su protección, por sus creencias y por tradiciones ancestrales. Sin embrago, la homogeneidad de este pueblo es relativa pues, estos hombres y mujeres, viven en 17 pueblos diferentes, algunos de ellos en rincones muy aislados. Con aproximadamente 8.000 individuos, los kayapós están divididos en varias entidades autónomas, cada una con su propio jefe.

 

La organización del pueblo

 

La comunidad Kayapó está organizada siguiendo un modelo patriarcal. Las mujeres son asignadas, principalmente, a tareas domésticas como la recolección de madera para el fuego, el mantenimiento de los cultivos y el cuidado de los niños. Las casas Kayapó forman un círculo en cuyo centro los hombres toman las decisiones que afectan a la vida de la comunidad. Algunas de estas decisiones pueden ser controvertidas, por ejemplo, las relativas a la relación con el mundo exterior.

El pueblo kayapó se divide en múltiples subgrupos. La dividión apareció y se hizo más evidente, especialmente, con la llegada de los colonizadores portugueses. Los diferentes pueblos no se ponían de acuerdo sobre la relación a mantener con el "Hombre Blanco". Los grupos más conservadores desconfiaban de los extranjeros del Viejo Continente y, en la actualidad, todavía viven aislados del mundo exterior.

 

Los Kayapós y los espíritus

La relación de los Kayapos con los espíritus también puede parecer ambigua. A veces, los Kayapós solicitan la presencia de ciertos espíritus, concretamente los de los antepasados o los héroes míticos, en otras ocasiones organizan rituales para protegerse de espíritus considerados malévolos. Los Kayapós conciben la aldea como el centro del Universo, el espacio social por excelencia. Pero este lugar nunca está a salvo de los peligros que representan los animales y, especialmente, los espíritus. Estos seres que habitan en la naturaleza son particularmente activos por la noche, buscando dañar a los humanos. Para apaciguarlos, se organizan diversas ceremonias en el pueblo. En términos más generales, estos rituales tienen como objetivo mantener una buena relación con la naturaleza.

Kayapós y la naturaleza

Si hay un importante punto en común con las otras tribus amerindias, es la particular notoriedad que se le da a la naturaleza. El pueblo kayapó cree que todos los elementos, incluyendo los más pequeños componentes del universo, están íntimamente ligados entre sí. En otras palabras, ninguna cosa existe por sí misma, sino sólo por la relación que tiene con lo que la rodea. Las tensiones entre los humanos y los espíritus de los muertos o los animales, entre otros, podrían debilitar la armonía que se supone que reina en el Universo. Los rituales realizados por los Kayapós están, esencialmente, destinados a calmar o prevenir estas posibles disputas.

 

La vida después de la muerte según los Kayapós

Para los Kayapos, la muerte no sólo marca el fin de la vida en este mundo sino el inicio de la vida en un pueblo de muertos, donde la gente duerme durante el día y caza por la noche. Este pueblo amazónico teme especialmente a los espíritus de los muertos y a los animales que merodean por la noche en la aldea que, según ellos, deben ser apaciguados a través de ritos sagrados. Los Kayapós también creen que después de la muerte, los ancianos se vuelven más jóvenes y los niños envejecen. El pueblo de los muertos es, en su mayoría, un pueblo disciplinado en el que el contacto entre hombres y mujeres está restringido. A las mujeres se les permite entrar en contacto con parientes masculinos únicamente para llevarles comida.

 

El rito de la confirmación del nombre

Los nombres son una parte importante de la cultura Kayapó. Al nacer, a los niños se les dan varios nombres, incluyendo nombres comunes que provienen de la naturaleza o de los animales y hermosos nombres que hacen referencia a elementos ceremoniales, por ejemplo las máscaras. El verdadero rito de poner nombre tiene lugar cuando un niño tiene entre 2 y 8 años de edad y consiste en confirmar los nombres que se supone muestran la esencia humana del niño. La ceremonia llega acompañada de un gran banquete. Para la ocasión, los habitantes del pueblo se cubren con pinturas rituales cuyos motivos están inspirados, principalmente, en los animales.

 

Las máscaras

Los Kayapós necesitan que los espíritus de sus ancestros y de los héroes míticos estén presentes a su lado, tanto diaria como ceremoniosamente. Concretamente, las máscaras sirven para mantener el contacto con estos seres de otro mundo. Los niños empiezan a usarlas durante el rito de la confirmación del nombre y, únicamente, se les permite quitárselas por razones de suma importancia.

 

Pinturas corporales

La pintura corporal es una afirmación de pertenencia a la comunidad. Hombres, mujeres y niños siempre se pintan de rojo y negro. Los motivos representan las pieles o caparazones de determinados animales, por ejemplo, algunos motivos se basan en las rayas de las abejas. De hecho, los Kayapós están convencidos de que para conseguir la armonía colectiva, sus antepasados se inspiraron en estos insectos sociales.

 

El arte de las plumas

Los tocados de plumas de pájaro son parte del folclore nativo americano y los Kayapós no son una excepción. Este pueblo cuenta con casi 200 tipos de tocados, ornamentos de abundantes colores que se usan en solemnes ceremonias. Estos elementos encarnan algunos de los valores fundadores de la comunidad Kayapó, como el sentido de libertad, la belleza y la pertenencia.

El Krôkrô-tire es el más grande de los tocados kayapó. Es una diadema especialmente llamativa que se usa únicamente en grandes celebraciones, por ejemplo, el rito de confirmación del nombre. Para elaborarlo, esta tribu amazónica utiliza plumas caudales de dos especies de loros, el Ara Corpórea y el Ara Azul. El balanceo de la tiara al ritmo de los bailes es la expresión del deseo del que la lleva por volar. Por encima de cualquier otro elemento, este adorno encarna la aspiración del hombre a la libertad.

Informaciones sobre el autor: Patricia Cruceros
Desde mi adolescencia, siempre sabía darles gusto a mis seres queridos con mis ideas ocios sobre todo los fines de semana o incluso durante los períodos de vacaciones. Prefería divertirme en vez de perder mi tiempo. Y de los planes, no me faltan. Comparto actualmente esta pasión para los ocios, cualquier que sea el tipo, a todo el mundo. A través de mis artículos, llamo la atención de la gente que aprecia mi ayuda y hacerles vivir mi pasión.
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES