¿Qué actividades deportivas para el 3 a 6 años?

05 Février 2015 - Deportes
¿Qué actividades deportivas para el 3 a 6 años?

El deporte es la salud: esta teoría vale también para los niños, incluso los menos de 6 años. Entre la natación, la equitación, el roller y los deportes colectivos, varias actividades son accesibles a los niños de 3 a 6 años. ¿Cómo encontrar lo que les corresponde mejor?

Una cuestión de preferencias

Imponer una actividad deportiva a un niño menor de 6 años no constituye la mejor solución para inculcarle el gusto de la impulsión y el esfuerzo físico. La mejor opción sería intentar conocer sus gustos y sus preferencias. Si no llega a delimitar estos detalles, otras soluciones existen. Los niños menores de 6 años se encuentran en efecto en una fase de descubrimiento, de su propio cuerpo, su agilidad y sus capacidades físicas. Y con eso está dicho poco que apreciarán sin rechinar demasiado todas las actividades deportivas que les permitirán evolucionar en su despertar y el descubrimiento de sus límites.

A esta edad, los niños aprecian especialmente los deportes que les permiten ganar en agilidad y en reflejo. Entre estas actividades deportivas figuran entre otras cosas el curso de obstáculos, “lanzarlo lejos” — lanzar pelota de tenis u otro objeto sin impulso —, los cursos en triciclo o en bicicleta. Esta categoría agrupa también las disciplinas físicas que deben practicarse de manera lúdica, como los juegos de bolos, la inevitable rayuela y los otros juegos “libres”.


Una cuestión de objetivos

Dejar al niño dedicarse al deporte de su elección, está bien. El papel de los padres les impone no obstante encuadrar la elección de su progenitura, sobre todo en este ámbito preciso, para que la actividad física no sea más que un simple pasatiempo. Cada deporte ayuda en efecto al niño a cultivar calidades físicas y caracteres que definirán en el futuro a su personalidad, su condición física y su aparición. De ahí la obligación para los padres de aconsejarlos sobre las actividades que les aportarán el más grande bien, sin embargo ignorar sus preferencias.

Las elecciones son múltiples. Si los deportes colectivos, como la zapatilla de deportes y el fútbol permiten al niño de desplazarse mejor en el espacio, de implicarse mejor en comunidad y de afilar sus reflejos, los deportes individuales presentan también sus ventajas. Los juegos de raquetas – incluidos el ping pong, el bádminton y el tenis favorecen por ejemplo la precisión de sus gestos afilando al mismo tiempo su sentido de la anticipación y el desplazamiento. La equitación mejora, por su parte, el equilibrio – en el mismo concepto que el roller o el baile – y la interacción con el animal. La natación y los deportes náuticos resultan excelentes para ayudarle a obrar recíprocamente mejor con los elementos y a reforzar su confianza en sí.

  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES