Top 10 de las pinturas más fascinantes

10 Février 2019 - Artes y Cultura
Top 10 de las pinturas más fascinantes

El arte está en constante evolución. Sin embargo, en el campo de la pintura todavía existen determinadas pinturas atemporales que impresionan y marcan tanto del inexperto como al experto. A continuación, presentamos las 10 obras maestras más destacadas de todos los tiempos que, firmadas por grandes artistas, abracan desde Leonardo da Vinci hasta Salvador Dalí y Picasso.

 

La Joven de la Perla, de Johannes Vermeer

Johannes Vermeer es un pintor barroco conocido, como el “Maestro de la luz holandesa”, por su perfecto dominio de las más complejas técnicas de expresión de luces y sombras, un talento que revela totalmente en este cuadro. Realizado en el siglo XVII, durante la Edad de Oro de la pintura holandesa, este cuadro, apodado “La Mona Lisa del Norte de Europa”, es una de las obras maestras del pintor holandés. En la actualidad, está expuesto en el Museo Mauritshuis, en La Haya (Países Bajos).

 

Guernica, de Pablo Picasso

Con 3,49 metros de largo por 7,77 metros de ancho, este gran cuadro tiene connotaciones políticas y rememora el bombardeo, del 26 de abril de 1.937, de la ciudad de Guernica (España) por parte del ejército alemán durante la Guerra Civil Española. Picasso pintó esta obra de estilo cubista en respuesta a una petición del gobierno de Francisco Caballero. Esta monumental pintura se exhibió en numerosas ciudades entre 1.937 y 1.939. Su gran tamaño permite al espectador adentrarse completamente en él. Es su sentimiento artístico el que convierte a este cuadro en uno de los más famosos del siglo XX. En la actualidad, la obra original se puede admirar en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.

 

El Beso, de Gustav Klimt

El artista austríaco Gustav Klimt pintó este cuadro en el momento álgido de su época dorada, entre 1.907 y 1.908. A través de esta pintura, el artista pone de manifiesto su habilidad para combinar los preceptos del arte contemporáneo y el “art nouveau”. Verdadero himno al amor, “El Beso” representa a un hombre y una mujer que se besan rodeados por un manto dorado y naturaleza. Hoy en día, la obra original de esta pintura se puede ver en el Museo Österreichische Galerie Belvedere, situado en el Palacio de Belvedere en Viena (Austria).

 

La Persistencia de la Memoria, de Salvador Dalí

El pintor catalán Salvador Dalí es uno de los principales representantes de arte surrealista de 1.928 a 1.937. Consideraba la mayoría de sus obras, incluyendo el lienzo titulado “La Persistencia de la Memoria”, como "fotografías del subconsciente pintadas a mano”. Realizada en 1.931, esta pintura representa un paisaje costero catalán asociado a los famosos relojes “derretidos”, también visibles en otras pinturas del artista. Formado en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, Salvador Dalí pintó esta obra poco después de romper con su familia. Através de esta pintura, Dalí aboga por la inutilidad del reloj y anula su función principal, que es permitir el paso del tiempo.

 

El Grito, de Edvard Munch

Este cuadro mundialmente famoso del pintor y grabador noruego Edvard Munch sería un autorretrato del artista. A través de este lienzo expresionista, el artista muestra su alma torturada debido a una vida personal demasiado agitada. Durante su infancia, el pintor se enfrentó a grandes tragedias familiares, entre ellas, que una de sus hermanas y su madre sufren de enfermedades incurables. “El Grito” se puede admirar en la Galería Nacional de Noruega, en la ciudad de Oslo.

 

Catorce Girasoles en un Florero, de Vincent Van Gogh

Este cuadro pertenece a una serie de siete pinturas que el artista holandés Vincent Van Gogh pintó, entre agosto y septiembre de 1.888, en la ciudad francesa de Arles. Aunque la temática de esta pintura puede parecer sencilla, se caracteriza principalmente por las diferentes tonalidades de amarillo que el artista ha utilizado y por su sutil metáfora del paso del tiempo. Se dice que Van Gogh pintó esta naturaleza muerta para decorar la habitación de Paul Gaugin. Esta obra maestra se encuentra expuesta en el Museo Van Gogh de Ámsterdam.

 

Impresión, Sol Naciente, de Claude Monet

Presentando un soberbio marco bucólico, esta pintura es la fuente del movimiento artístico que, hoy en día, se llama Impresionismo. Determinadas teorías dicen que el artista lo creó, en una habitación del Hôtel l'Amirauté, durante su visita a Le Havre. Este lienzo representa la entrada del puerto de la ciudad y, en primer plano, muestra la silueta de un barco que transporta a dos pescadores y flota en un mar azul verdoso. En segundo plano, otro barco refuerza el efecto de profundidad. Esta primera pintura impresionista se puede admirar en el Museo Marmottant Monet de París.

 

La Última Cena, de Leonardo da Vinci

Este gran fresco de Leonardo da Vinci es una de las obras más famosas del artista y un maravilloso ejemplo de arte cristiano renacentista. La atención prestada a la psicología escénica de los personajes hace que esta pintura sea una de las obras más extraordinarias del Renacimiento. Varios analistas de arte defienden que “La Última Cena” incluye mensajes secretos. Este cuadro se pueden admirar y contemplar en el refectorio del Convento de Santa Maria delle Grazie de Milán.

La Pesadilla, de Johann Heinrich Füssli

Expuesta por primera vez en la Royal Academy de Londres en 1.782, esta pintura continúa siendo célebre a día de hoy. Fussli lo pintó siguiendo los códigos artísticos del Oscurantismo. El excepcional contraste entre la blancura de la piel del personaje femenino y la oscuridad del fondo del lienzo es, sin duda, el elemento más llamativo del cuadro. Según distintas teorías, esta obra representaría la decepción del pintor tras la negativa de los padres de Anna Landholdt, de la que estaba locamente enamorado, a concederle su mano.

 

Dora Maar con Gato, de Pablo Picasso

Pablo Picasso pintó este cuadro en 1.941 cuando su pareja era Dora Maar, también conocida como Henriette Dora Markovitch. Con una duración aproximada de 10 años, la relación entre Picasso y Dora Maar es la que más impacto ha tenido en la artista. Tercer cuadro de Picasso situado entre las 10 obras subastadas más importantes del mundo del arte, “Dora Maar con Gato” fue subastada en 2.008 por Sotheby's, en Nueva York, por 85 millones de dólares. Picasso ha hecho muchos otros retratos de su pareja pero éste, sin duda, sigue siendo el más bello.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Obrando en el dominio del turismo desde hace algunos años, descubrí poco a poco las diferentes atracciones de los viajeros. Justamente, sólo esperaban esto, divertirse y olvidar las preocupaciones diarias. Decidí hacer investigaciones con el fin de promover el ocio no sólo en viaje, sino también en la vida de cada día de cada uno. Actualmente, redacto con alegría mi pasión para ayudar y para devolver a la gente feliz aunque sea en un instante. ¡Entonces, buena lectura a ustedes!
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES