Los Huastecas, el pueblo indígena de México

01 Avril 2019 - Artes y Cultura
Los Huastecas, el pueblo indígena de México

Mientras que, en la actualidad, la lengua huasteca todavía es hablada por decenas de miles de mexicanos, los huaxtecos, en gran medida, siguen estando olvidados en lo que a la historia de México se refiere. Primos de los mayas y derrotados por los aztecas, este pueblo indígena de México antiguamente ocupó una región en el noreste del país, desde las colinas de Otontepec y la llanura costera hasta las orillas del Golfo de México. Este grupo étnico fascina con una historia, que se remonta a más de 3.000 años atrás, y una cultura única que ha resistido el paso del tiempo.

 

Adéntrese en el corazón de la historia de los huaxtecos

Los Huastecos, también conocidos como Huaxtecas, se establecieron en la región conocida como Huasteca y situada en la costa norte del Golfo de México, unos 2.000 años antes de Cristo. Los huastecas permanecieron en esta zona del Golfo de México hasta 1.519, cuando se produjo la conquista española. Este antiguo pueblo mexicano se organizó en estados y aldeas independientes, siendo los más importantes Tamohi y Tamtoc. Los huaxtecos son un pueblo sedentario que vivía de la ganadería y del cultivo de algodón, caña de azúcar, maíz, café y frutas diversas.

Famosos por su talento musical, los huastecos también eran famosos por su desnudez, que habría conmocionado a los aztecas. Hasta después de la conquista española, a principios del siglo XVI, la gente no se vio obligada a vestirse. Un siglo antes, los huastecos fueron derrotados por los aztecas. Pudieron mantener cierta autonomía, pero a partir de ese momento se vieron forzados a rendir homenaje al imperio conquistador.

En el área que fue poblada por los huastecas se han realizado pocas excavaciones arqueológicas. Sin embargo, las raras investigaciones realizadas han llevado al descubrimiento de lugares interesantes como Tamtoc. Las casas de la aldea, de 2.300 años de antigüedad, albergan estructuras redondeadas utilizadas para celebrar diversos cultos, entre ellos los ritos para la fertilidad y lo dedicados a la divinidad Quetzalcóatl que, también conocida como la Serpiente Emplumada, es una de la deidades principales del Panteón de los indios de Mesoaméricay representa la fuerza de la Tierra (cóatl) y del Cielo (Quetzal). En el yacimiento de Tamaulipas se están descubriendo varios lugares de enterramiento. Los arqueólogos también han podido descubrir algunos ritos funerarios, como las deformaciones artificiales de cráneos.

En la actualidad, alrededor de 66.000 personas hablan el idioma “huaxec”. Un tercio de los indígenas huastecos se concentra en el estado de Veracruz y, dos tercios, en San Luis Potosí. Conocidos como “Teenek”, todavía perpetúan determinados ritos y tradiciones heredadas de sus antepasados.

 

Los huastecos, un pueblo con una fuerte identidad cultural

Desde los primeros tiempos hasta la conquista española, las poblaciones de Huasteca decoraron y cambiaron sus cuerpos, ya fuera de forma permanente o efímera. Las razones podían ser rituales, estéticas o socioculturales y consistían en escarificación, pintura corporal, tatuajes, deformación del cráneo, mutilación dental, etc. Para los Huastecos estas prácticas constituyen uno de los principales pilares de su identidad cultural.

Los huastecos también eran conocidos por el talento de sus artesanos que trabajaban con arcilla, piedra, hueso y conchas. Aunque no siempre estaban vestidos, también se dedicaban a tejer y se distinguían, especialmente, por la calidad de su ropa de algodón extremadamente colorida. La ropa llevaba suntuosos motivos que, generalmente, representaban el cielo. Aunque la llegada de los españoles perturbó mucho a las sociedades mesoamericanas, los huastecos conservaron sus tradiciones y la ropa tradicional. Actualmente, por ejemplo, los trajes de mujer consisten en una camiseta-corazón sobre una blusa decorada con motivos florales geométricos bordados en tonos tradicionales, incluyendo verde, rojo y naranja.

Hoy en día, todavía se celebran algunas fiestas tradicionales. Los Teenek, durante el ciclo agrícola, rezan al dios del maíz Dhipaak, en el yacimiento arqueológico de Tamtoc, concretamente en un altar esculpido en piedra. La danza de “El Volador” es otra tradición muy establecida en la cultura Huasteca. Consiste en un baile religioso en el que un “volador” baila sobre una plataforma instalada en la cima de un mástil de 15 metros de altura. Sus cuatro compañeros de equipo, con los pies pegados al mástil, realizan una danza que reproduce el vuelo del gavilán.

 

El arte en la cultura huaxteca

Huasteca experimentó un lento ascenso en el período clásico, del año 200 al 900 DC. En esa época, esta sociedad agraria estaba compuesta por aldeas agrícolas que mantenían relaciones regulares con el resto de Mesoamérica y, especialmente, con Teotihuacán. Sus habitantes destacaron principalmente en la fabricación de figuritas de terracota, representando personajes desnudos con peinados altos. Las primeras figuras mostraban caras angulosas y delgadas, cuyos ojos estaban marcados por una abertura y las cabezas son sobredimensionadas si se comparan con el cuerpo en el período clásico. Se utilizaron pequeños trozos de arcilla para hacer los diferentes elementos de la cara. Al inicio del período posclásico, lugares como Tamuín se especializaron en iconografía, escultura y cerámica.

 

Tamuín, una ciudad inmersa en la historia de los huastecos

Tamuín es una ciudad ubicada en la parte oriental del estado de San Luis Potosí y forma parte de la antigua región de Huasteca. Este municipio reúne tres de los lugares culturales más importantes de Huasteca: El Consuelo, Tamtoc y Tzintzin-Lujub.

Tamuín también alberga la famosa estatua del "Joven del Tamuín", que representa a un joven desnudo y tatuado que lleva a un niño muerto a la espalda.

Tamtoc se encuentra en un brazo del río Tampaón. Alberga 50 montículos, una plaza ceremonial, rodeada de 23 edificios en su centro y 5 plataformas para rituales. Estas plataformas están bordeadas por 13 viviendas circulares y 2 grandes edificios rectangulares con grandes terrazas.

Al sureste de Tamuín se encuentra El Consuelo, accesible por la Carretera Federal 70, en dirección al puerto de Tampico. Su nombre rinde honor a la granja en la que se descubrió elpueblo. Construido y habitado entre los siglos XIII y XVI, fue abandonado a principios de la conquista española.

En cuanto a Tzintzin-Lujub, es un yacimiento arqueológico que, en la actualidad, es conocido como Agua Nueva. Se encuentra a pocos kilómetros de la carretera que une Tamuín con San Vicente Tancuayalab.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Obrando en el dominio del turismo desde hace algunos años, descubrí poco a poco las diferentes atracciones de los viajeros. Justamente, sólo esperaban esto, divertirse y olvidar las preocupaciones diarias. Decidí hacer investigaciones con el fin de promover el ocio no sólo en viaje, sino también en la vida de cada día de cada uno. Actualmente, redacto con alegría mi pasión para ayudar y para devolver a la gente feliz aunque sea en un instante. ¡Entonces, buena lectura a ustedes!
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES