Cultura japonesa: descubriendo a las geishas

29 Avril 2019 - Artes y Cultura
Cultura japonesa: descubriendo a las geishas

Las geishas, dignas guardianas de la cultura tradicional japonesa, tienen como función principal entretener y organizar recepciones y banquetes centrándose en la danza, la poesía y el arte de la conversación. Además, la palabra geisha puede traducirse como "mujer de arte", "artesano" o "mujer que sobresale en la profesión artística". De incomparable refinamiento, estas mujeres son fácilmente reconocibles por su distintiva apariencia. Se visten con un kimono de seda y llevan peinados japoneses tradicionales, en ocasiones, muy sofisticados. Este artículo se va a centrar en este universo, todavía misterioso, cuyas líneas principales pudimos descubrir en "Memories of a Geisha", película que ganó tres premios Oscar.

 

El nacimiento y la evolución de una forma de arte por derecho propio

Se dice que las primeras geishas aparecieron, durante el siglo XVIII, en casas de té de los distritos del placer de Kioto. Lo que muchos no saben es que la profesión de geisha nació del hokan, algo similar al bufón europeo de la Edad Media. Todavía llamado taikomochi (geishas hombre), alrededor de principios del siglo XVI, el hokan entretenía a sus huéspedes en áreas específicas en las que la prostitución estaba autorizada por el gobierno japonés. Sus deberes incluían organizar fiestas en casas de té empleando su talento como actor, cantante y músico. Tanto en sus orígenes como en la actualidad, muchas personas confunden la prostitución con la profesión de geisha. Sin embargo, las geishas rápidamente se hicieron famosas por su talento en determinadas formas de arte, por ejemplo, la danza y la poesía. La profesión de geisha fue reconocida oficialmente por el gobierno japonés en 1.779. A continuación, se estableció un registro que, por un lado, servía para identificarlos y por otro tenía como objeto hacer cumplir la ley que regulaba esta profesión. En la década de 1.980, había censadas 17.000 geishas. Hoy en día, sólo hay 200 y se agrupan, principalmente, en Gion, un distrito de Kioto. El cierre de Hanamachi, el barrio dedicado a las geishas durante la Segunda Guerra Mundial, y implantación, en 1.957, de una ley que prohibía el trabajo de los niños menores de 15 años, son algunas de las causas de esta significativa disminución.

 

Etapas para convertirse en geisha

Para convertirse en geisha, hay que pasar por un largo período de entrenamiento. En el pasado, las niñas de entre 6 y 12 años eran elegidas por el okâsan, el dueño de una casa de geishas. Con el nombre de shikomiko, estos aprendices sólo hacían tareas domésticas hasta que, a partir de los 12 años, comenzaban el entrenamiento de geishas. A continuación se les introdujo en las artes, pudiendo especializarse en un campo concreto. La maiko aprendió la ceremonia del té, el arte de la conversación, la composición floral y el dominio de los instrumentos musicales tradicionales, incluyendo el shamisen o danza, considerado el arte más noble. Lamaiko también debe destacar en la presencia, el arte de vestirse y maquillarse, además de en las formas de comportarse. Asistían a cursos intensivos y, para completar su formación, se les permitía acompañar a una geisha durante sus citas. El papel de la geisha confirmada es transmitir sus conocimientos al aprendiz y, poco a poco, introducirla en el círculo cerrado de la profesión con el fin de que pueda crear su propia clientela. Una vez finalizada su formación, la maiko toma el título de geisha, o geiko, al final de la erikae, laceremonia del cambio de etapa. Desde ese momento es capaz de animar sus propios eventos. La geiko está obligada a reembolsar todos los gastos, generalmente exorbitantes, relacionados con su formación. En primera instancia, sus ingresos regresan al okâsan. Una vez que la geiko ha pagado toda su deuda, ya puede trabajar por cuenta propia o permanecer en su okiya. En la actualidad, para convertirse en maiko, la edad mínima permitida es de 15 años.

 

Una apariencia en la que nada se deja al azar

En el traje, el maquillaje o el peinado de una geisha, nada se deja al azar. De ese modo, numerosos puntos distinguen a una geisha, o geiko, de una maiko. Esta diferencia se encuentra, por ejemplo, en la peluquería. La maiko lleva un peinado tradicional japonés llamado " Mishidashi ", con una raya en el centro por la que pasa una tela de seda. Las geishas confirmadas usan peinados sofisticados decorados con alfileres y peines. Es difícil hacer estos peinados uno mismo, por lo que las maikos y las geishas deben visitar, cada semana, a un peluquero especializado. Para evitar que el cabello entre en contacto con el suelo y mantener perfecto su peinado el mayor tiempo posible, duermen en un reposacabezas.

El maquillaje también diferencia a una geisha de una maiko. La composición de las aprendices de geishas es más pronunciada y la totalidad de su cara está cubierta de polvo de arroz blanco. Su boca es de color rojo brillante y sus cejas están bien resaltadas en negro. Por otra parte, las geikos utilizan un maquillaje más ligero e, incluso, puede que ni siquiera emplee maquillaje para resaltar su belleza natural.

La ropa es otro elemento que permite distinguir una geisha de una maiko. El kimono de los aprendices es muy colorido y está decorado con un obi, un nudo tan ancho como largo (obi darari). La sujeción de una geiko es más sobria y se acompaña de un obi (obi nagoya) más pequeño y más corto. Además, una maiko usa okobo, sandalias de madera muy gruesas. La altura de este calzado va disminuyendo a medida que avanza el aprendizaje. Una geiko utiliza zori o getai, sandalias de madera más finas.

 

Disfrutar de la compañía de una geisha

Para disfrutar de la compañía de una geisha, antes es necesario determinar el lugar de encuentro. Puede ser un o-chaya, un salón de té, un restaurante ryôteri o un ryokan, una posada tradicional. Una noche dura alrededor de 2 horas, durante las cuales las geishas realizan un espectáculo tradicional mientras los invitados beben y comen. Los clientes, entonces, pueden jugar a determinados juegos mientras las geishas muestran su talento musical. Los servicios de una geisha cuestan entre 20.000 y 40.000 yenes, por geisha. El precio de las bebidas y alimentos consumidos durante la noche no está incluido en estos servicios.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Obrando en el dominio del turismo desde hace algunos años, descubrí poco a poco las diferentes atracciones de los viajeros. Justamente, sólo esperaban esto, divertirse y olvidar las preocupaciones diarias. Decidí hacer investigaciones con el fin de promover el ocio no sólo en viaje, sino también en la vida de cada día de cada uno. Actualmente, redacto con alegría mi pasión para ayudar y para devolver a la gente feliz aunque sea en un instante. ¡Entonces, buena lectura a ustedes!
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES