Fly Yoga, una nueva tendencia en el deporte aéreo

06 Mai 2019 - Deportes
Fly Yoga, una nueva tendencia en el deporte aéreo

Eres un entusiasta del yoga, ¿quieres probar nuevas posturas? Prueba el Fly Yoga. También conocido como yoga aéreo, antigravedad o swing yoga, esta disciplina es fascinante. Combinando danza y deporte, el Fly Yoga permite relajar los músculos sin forzar las articulaciones y los tendones consiguiendo, además, aliviar el estrés. A continuación, presentamos esta nueva tendencia.

 

Una versión mejorada del Yoga tradicional

Los principios del Fly Yoga se centran en combinar las posturas del yoga tradicional con ejercicios de fitness realizados en el aire y, muy raramente, en el suelo. Atrayendo tanto a principiantes como a “yoguis” experimentados, esta disciplina mezcla los principios del Pilates con el rigor del yoga y la creatividad técnica de las artes circenses. La práctica del Fly Yoga se basa en el uso de un elemento particular, la hamaca. Más que un accesorio, sirve para apoyar y tranquilizar al yogui en todo tipo de ejercicios.

Las características de esta disciplina en realidad reflejan las pasiones de su creadora, Florie Ravinet. La idea le vino al final de un viaje alrededor del mundo, durante el cual Florie practicó yoga en todas sus formas. También practica la tela aérea, una disciplina circense que le gusta especialmente. Para Florie Ravinet, se ha convertido en algo natural combinar estas dos actividades y crear un nuevo concepto.

Lanzado oficialmente en 2.008, el Fly yoga ha sido aprobado por un equipo de osteópatas, fisioterapeutas y psicoterapeutas. La disciplina se ha diseñado para promover el bienestar físico y psicológico de quienes la practican. Por lo tanto, no es de extrañar que la disciplina tenga tanto éxito en la actualidad. Ya sea simplemente para relajarse o para aliviar los músculos, hay numerosas y buenas razones para practicar Fly Yoga.

 

La hamaca, un elemento clave del Fly Yoga

La hamaca es un elemento fundamental en la práctica del Fly Yoga. Suspendida a 1 m del suelo, permite realizar fácilmente diferentes posturas aéreas, desde las más tradicionales y sencillas hasta las más complejas. Pero no todas las hamacas son iguales. Para garantizar la seguridad de los yoguis, la hamaca aérea debe cumplir determinados requisitos técnicos relacionados con la resistencia de las correas, del tejido y de los cierres.

La tela de la hamaca del Fly Yoga es, generalmente, fuerte y puede soportar, sin rasgarse, pesos estáticos de hasta 1.400 kilogramos. Por otra parte, la tela del asiento, el cuerpo de la hamaca, debe poder estirarse a través a lo ancho para apoyar cómodamente el cuerpo del yogui. Dos ganchos específicos aseguran que el asiento se mantenga en el techo. La hamaca del Fly Yoga también tiene que incluir dos reguladores de la altura, que sirven para asegurar que el asiento se mantenga a un metro del suelo.

La hamaca está acompañada de seis mosquetones, cuyo objetivo es mantener la altura de la hamaca en el nivel deseado. Para permitir que los yoguis tengan control, tanto con las manos como con los pies, los fabricantes entregan hamacas con varios estribos de varias longitudes. Para facilitar la manipulación, cada estribo dispone de una espuma rígida y antideslizanteespecífica. La hamaca del Fly Yoga está disponible en varios colores y longitudes. La elección de la longitud depende, exclusivamente, de la altura del techo de la sala en la que se practique esta disciplina.

 

Fly Yoga en la práctica

Cada clase de Fly Yoga suele durar una hora. La sesión comienza con unos ejercicios de respiración que sirve para entrar en la fase de concentración y meditación. Después, se coloca la calefacción que utiliza la hamaca directamente. A continuación, los yoguis siguen con una serie de posiciones aéreas que están inspiradas en las del yoga tradicional, por ejemplo, el saludo al sol o, incluso, la postura del loto. Luego llegan las posturas diseñadas para fortalecer los músculos. Estas posturas combinan movimientos de gimnasia, danza y, por supuesto, yoga tradicional. La sesión finaliza con la fase de relajación.

El Fly Yoga es una disciplina muy completa que tiene la ventaja de ser accesible a todos. Está especialmente recomendado para personas que sufren trastornos articulares o dolores de espalda. En cuanto al ajuste, la comodidad y la flexibilidad son palabras clave. La ropa no debe estar demasiado suelta o ni muy apretada, por lo que resulta perfecto utilizar leggins y una sudadera pequeña o una camiseta, preferiblemente de manga larga para proteger los brazos del roce con la tela de la hamaca. Además, es mejor practicar Fly Yoga descalzo, ya que los calcetines pueden ser muy resbaladizos y, por lo tanto, no resultan muy adecuados para determinadas posturas. Con el fin de evitar un posible enganche con la tela de la hamaca, es aconsejable quitarse las joyas, los relojes y otros accesorios de moda.

 

Yoga aéreo, beneficioso para el cuerpo y la mente

Al igual que el yoga tradicional, el Fly Yoga facilita la relajación y combate el estrés. Por lo tanto, al final de cada sesión, permite recuperar la calma y la serenidad. Practicar esta nueva disciplina, especialmente para principiantes, también puede mejorar el estado de ánimo y ser una fuente de entusiasmo. El Fly Yoga también aumenta la capacidad de concentración. E habitual que al enfrentarnos a una situación nueva y, por lo tanto, desconocida, la mente esté sistemáticamente más alerta.

Practicar Fly yoga también es beneficioso para el cuerpo. Esta disciplina permite:

- Mejorar significativamente la flexibilidad del cuerpo. El uso de la hamaca como soporte facilita la realización y el mantenimiento de determinadas posturas. Los ejercicios de estiramiento son más completos.

- Fortalecer los músculos. El Fly Yoga utiliza los músculos que, generalmente, no son muy activos.

- Reducir el dolor de espalda. Los ejercicios y las posturas impuestas permiten fortalecer los músculos cercanos a los abdominales y a la columna vertebral.

- Mejorar la circulación sanguínea.

Deportivo, acrobático y divertido al mismo tiempo, Fly Yoga es una disciplina muy completa que merece la pena probar. A la vez que aporta un increíble bienestar psicológico, practicar Fly Yoga alivia el dolor y permite controlar mejor el cuerpo.

Informaciones sobre el autor: Alexia Debarco
Obrando en el dominio del turismo desde hace algunos años, descubrí poco a poco las diferentes atracciones de los viajeros. Justamente, sólo esperaban esto, divertirse y olvidar las preocupaciones diarias. Decidí hacer investigaciones con el fin de promover el ocio no sólo en viaje, sino también en la vida de cada día de cada uno. Actualmente, redacto con alegría mi pasión para ayudar y para devolver a la gente feliz aunque sea en un instante. ¡Entonces, buena lectura a ustedes!
  • Compartir :
  • Reaccionar :

Publicar un comentario

captcha

Descubrir también

COMPAÑERO DE SUS VACACIONES